Revolución

Nos están tomando el pelo

Eso lo tenemos claro y hasta ahí llegamos, tontos no somos, una Ley electoral penosa que hace que haya 350 diputados en el Congreso y todos mandados por 8 ó 10, nos sobran por lo menos 300, una Ley Electoral que no permite que votemos a gente válida, gente que no quiere estar en el tinglado que tienen montado algunos partidos, por no decir casi todos y para colmo doscientos chiringuitos montados para poder saquear al pueblo, mientras que el mismo lo único que hace es trabajar y pagar impuestos, hemos vuelto a la Roma de Cayo César.

Una Constitución, que defiende algunos derechos de los ciudadanos, pero no todos, hace que se defienda con un criterio de intereses partidistas, hay que reformarla y no lo hacen.
 
Una justicia que permite estar mareando procedimientos de cualquier tipo hasta que prescriban, por lo tanto, el  tema esta servido y en bandeja, cuando se lo quieran llevar caliente, pasarán el mal rato de los medios de comunicación… si el medio no es afín al partido y se lo calla… y aquí paz y después gloria.

El pueblo está llamado a la revolución

Si el poder legislativo está inmerso en una profunda cleptocracia y la justicia está hecha a medida… no hay nada mas que hacer, se les olvidó poner en esa maravillosa Constitución que con un porcentaje elevado de abstención, deberían repetirse las elecciones sin los mismos candidatos, esto quiere decir que si mañana un 90% del pueblo no votara, el restante 10% (ellos y sus clientes) gobernarían, porque así lo dice la ley, y evidentemente, ellos no la van a cambiar.
No queda otra que salir a la calle y cambiar las cosas, cueste lo que cueste o estaremos abocados al fracaso, a la ruina no, porque ya lo estamos. Solo nos queda hacer que se marchen todos e implantar un gobierno de emergencia y promover unas elecciones con un considerable cambio en la Ley Electoral y en La Constitución, mientras no hagamos eso, se impondrá el “hambre” de dinero a la dignidad de las personas.
 

Podemos hacer el cambio

Debemos de aprender mucho aunque parezca surrealista,  retroceder en el tiempo, y ver como algunos pueblos con una vida bastante empobrecida y mas precaria que la nuestra defendieron sus ideales y lo mas importante… su dignidad. ¿Qué es un pueblo sin dignidad? es un pueblo sin unidad, sin bandera, sin patria y a todos nosotros nos la han robado, es hora de recuperar aquello perdido, los valores que hacen dignos a las personas.
 
Puedes no luchar y vivir sin dignidad, pero a ver como se lo contamos a los que vienen.